Balance a un año de los terremotos de septiembre de 2017

martes 18 septiembre 2018

Save the Children recuerda que el derecho a la educación y a la vivienda han sido los más vulnerados, con miles de niños, niñas y adolescentes sin acceso a actividades escolares y vivienda

 
  • La organización afirma que se han dificultado las actividades de 444,121 escolares de Oaxaca, Puebla, Morelos y Ciudad de México, mientras que 52,749 se han quedado sin vivienda y 96,573 han pasado a vivir en condiciones inseguras 
     
  • Save the Children, que ha atendido a más de 140,000 personas, la mitad de ellas niñas, niños y adolescentes de los citados estados, pide mantener la atención en las personas damnificadas
 
Ciudad de México, 18 de septiembre de 2018.-Save the Children recordó hoy que el derecho a la educación y a la vivienda han sido los más transgredidos en los últimos doce meses, tras los terremotos registrados hace un año en el país. En concreto, estimó que 444,121 niños, niñas y adolescentes de los estados de Oaxaca, Puebla, Morelos y Ciudad de México se encontraron con dificultades para continuar con sus actividades escolares a causa de daños en la infraestructura de sus escuelas, mientras que otros 52,749 se quedaron sin vivienda y 96,573 han pasado a vivir en condiciones inseguras a causa de daños parciales en sus casas.
 
A un año de los terremotos que sacudieron México, la organización presentó su balance de trabajo en este tiempo, en el que ha atendido a un total de 141,310 personas, entre ellas, 69,829 niñas, niños y adolescentes y 71,481 adultos. La intervención de Save the Children se ha registrado en cuatro de los estados más afectados por los sismos -Ciudad de México, Morelos, Oaxaca y Puebla-, donde todavía permanece para atender a la población más vulnerable. 
 
En contextos de emergencia, es fundamental atender a la población en situación de vulnerabilidad. Por ello, desde el primer momento, estuvimos al lado de quienes más lo necesitaban y hemos trabajado por ellos en los últimos doce meses. Pero, sobre todo, tenemos la obligación de rendir cuentas y ser transparentes ante quienes han apoyado a nuestra organización”, indicó María Josefina Menéndez, Directora General de Save the Children en México. 
 
Tras el sismo del 7 de septiembre en Oaxaca, Save the Children activó su respuesta humanitaria en las primeras 72 horas, con un mapeo en el Istmo de Tehuantepec. En el caso de Ciudad de México, Morelos y Puebla, impactados por el terremoto del 19 de septiembre, los equipos de Save the Children recorrieron estos estados en las primeras 24 horas para definir las zonas de acción más relevantes. 
 
Save the Children es una organización humanitaria con amplia experiencia en este tipo de situaciones. Por ello, en las primeras horas tras los sismos, recorrimos las comunidades afectadas para detectar las necesidades y actuar allí donde más efectivos podíamos ser o donde la ausencia del Estado exigía que no se abandonara a la población. Así marcamos la diferencia y logramos ser eficaces en nuestra intervención”, precisó Jorge Vidal, Director de Programas de Save the Children en México. 
 
Fatima Andraca, Coordinadora de Respuesta Humanitaria de Save the Children, define así el objetivo de la organización: “Si bien la primera etapa buscó la protección infantil y el acompañamiento psicoemocional de las personas damnificados, a los pocos meses comenzamos a acompañar a niños, niñas y adolescentes, junto a sus familias, para facilitar su regreso a la normalidad, es decir, el regreso a la escuela, el acceso a una vivienda digna y a la fuente de trabajo. Cumplir estos objetivos nos llevó a adecuar nuestra respuesta a cada zona geográfica donde operamos”.   
 
Sectores de intervención
 
La intervención de Save the Children en este último año se ha dividido en distintos sectores para responder a las necesidades de la población. Algunas de las acciones más destacadas de la organización han sido:
  • Instalación de 175 espacios amigables y seguros para niños y niñas.
  • 2,239 sesiones de apoyo psicoemocional para 24,676 niños y niñas.
  • Establecimiento de 34 aulas temporales.
  • Instalación de 24 sanitarios permanentes en espacios educativos y 6 filtros de agua en albergues.
  • 2 comedores reconstruidos en Morelos.
  • Entrega de 24,250 kits de vivienda (ropa, calzado, despensa y colchonetas).
  • Construcción de 100 hornos totoperos en Oaxaca.
  • Construcción de 13 viviendas en Morelos. 
  • Reconstrucción de una escuela primaria en Puebla.
  • Apoyo económico mensual a 135 familias del Istmo de Tehuantepec.
 
En el sector de Protección Infantil, el primer paso fue habilitar espacios amigables en las zonas de desastre para brindar apoyo psicoemocional a las niñas, niños y adolescentes, acompañarles en su proceso de recuperación y sanación. Además, durante las primeras semanas de la respuesta, estos espacios asistieron también a padres y madres. 
 
En el sector de Educación en Emergencias, se capacitó a docentes en reducción del riesgo de desastres y habilidades de apoyo psicoemocional para contar con mecanismos que generen capacidades de resiliencia para afrontar futuras emergencias. También se desarrollaron planes de contingencia y uno de los grandes logros del sector fue la instalación de aulas temporales y mobiliario educativo. 
 
Las acciones de Agua, Saneamiento e Higieneincluyeron talleres de aprendizaje sobre prácticas seguras en alberges, campamentos comunitarios y escuelas. Asimismo, se colocaron instalaciones seguras (filtros de agua, contenedores de basura y sanitarios temporales) en albergues y escuelas y se entregaron kits de limpieza. “Nos enseñaron cosas que varios de nosotros no sabíamos, como cepillarnos los dientes, lavarnos las manos correctamente o qué hacer en situaciones de peligro”, explica Emanuel, de 14 años, uno de los escolares atendidos en Oaxaca. 
 
Sin embargo, a ocho meses de los terremotos, una de las necesidades más evidentes en los estados fue la Infraestructura, esto es, la reconstrucción de viviendas y espacios educativos. Con el apoyo de donantes, socios y el equipo de Save the Children, se lograron implementar acciones de construcción de viviendas en el estado de Morelos. Además, se apoyó la mejora de espacios educativos en Puebla. La ejecución se hizo bajo una metodología de participación comunitaria a través de la difusión de información, capacitación y procesos participativos, entre otros. 
 
Por último, se implementaron acciones de Medios de Vidaen el Istmo de Tehuantepec, en Oaxaca, mediante un mecanismo de asistencia económica que permitió a las familias cubrir alguna necesidad. “Con el recurso que estoy recibiendo, vamos a comprar la leña y el maíz para hacer nuestro trabajo y, de ahí, sacar el dinero para comprar la comida, llevar a los niños a la escuela, comprarles sus zapatitos y seguir trabajando para salir adelante”, señala una de las mujeres beneficiadas de San Blas Atempa. 
 
En Oaxaca, Save the Children inició su asistencia con la prestación de apoyo psicoemocional en Juchitán de Zaragoza, donde también habilitó espacios amigables y aulas temporales, además de prestar capacitaciones de Agua, Saneamiento e Higiene y Educación en Emergencias, junto con la entrega de materiales de asistencia, como kits de limpieza, higiene y artículos personales. En este tiempo, se ha trabajado con docentes, personal educativo, padres, madres o tutores y actores clave de las comunidades para capacitar y reforzar sus habilidades en la atención a niños, niñas y adolescentes mediante talleres, campañas y materiales de asistencia humanitaria, entre otras acciones. 
 
Rendición de cuentas
 
Durante los 12 meses de intervención, Save the Children ha recibido un total de $70,187,646.00. Hasta el momento, se han ejercido de la siguiente manera (agosto de 2018): 
 
tabla.jpg

Save the Children seguirá apoyando a las familias, dando seguimiento a los avances en materia de reconstrucción de infraestructura escolar en las zonas donde trabajamos, monitoreando la recuperación económica de las familias e implementando planes de desarrollo que permitan a las comunidades una completa recuperación y una mayor preparación frente a futuras contingencias”, señaló Jorge Vidal.
 
Asimismo–concluyó María Josefina Menéndez-, es urgente asumir responsabilidades para atender las necesidades de quienes sufrieron el terrible impacto de uno de los desastres que más daño ha hecho a nuestro país. Es necesario implementar planes de reducción del riesgo de desastres que cuenten con la participación de niñas, niños y adolescentes y sean efectivos para evitar futuras tragedias”.
 
--ooOoo—
 
Acerca de Save the Children:
Save the Children es la organización independiente líder en la promoción y defensa de los derechos de niñas, niños y adolescentes. Surgimos después de la Primera Guerra Mundial ayudando a la recuperación de la niñez afectada en los países vencidos. Desde entonces, con casi 100 años de experiencia, nos hemos comprometido a reducir el impacto que los desastres tienen en las niñas, niños y adolescentes a través de acciones de preparación, respuesta, recuperación efectiva y prevención a futuro.
 
Contacto de prensa 
 
Azucena García 
[email protected]– Cel. 55 8032 3458
 
Nicolás Villa
[email protected]– Cel 55 3909 7604

 
portadasismos.png
Informe