Construyendo una vida mejor con la niñez

miércoles 29 mayo 2019

70 niños y niñas mueren diariamente en América Latina y El Caribe a causa de la violencia 

 
  • Las tasas de homicidio infantil más altas del mundo se encuentran en la región.
  • Los niños, niñas y adolescentes de América Latina y El Caribe tienen al menos el doble de probabilidades de ser asesinados que en cualquier otra región.
  • México con índice de homicidios más alto que Siria o Palestina 

 
Ciudad de México a 29 de mayo de 2019-. De acuerdo con el nuevo informe global de Save the Children en la actualidad las niñas, niños y adolescentes tienen más probabilidades de crecer sanos, recibir educación y estar protegidos. Sin embargo, en América Latina y El Caribe la violencia sigue siendo una de las principales  causas de muerte de niñas y niños.

Los resultados del reporte “Construyendo una vida mejor con la niñez” publicado por Save the Children en el año de su centenario - muestran que por lo menos 280 millones de niños y niñas tienen más probabilidades de crecer sanos, recibir educación y estar protegidos que en cualquier otro momento en las últimas dos décadas.
Este informe anual evalúa a 176 países usando indicadores internacionales sobre mortalidad infantil, acceso a la educación, nutrición, protección frente a prácticas perjudiciales, como el trabajo infantil, el matrimonio infantil, los homicidios y el desplazamiento forzado.

En el ranking global, el país de América Latina y el Caribe con mejor desempeño es Cuba, seguido por Chile y Barbados. El país con peor desempeño en la región por tercer año consecutivo es Guatemala. Es el único país de la región que está entre los 30 últimos dentro del ranking. El siguiente país con el rendimiento más bajo es Honduras, que es el 40º último. Venezuela, Haití y El Salvador completan la parte inferior de la región.

Nancy Ramírez, Directora de Incidencia Política de Save the Children, afirmó que en los últimos 20 años se han logrado progresos importantes a favor de la niñez y adolescencia, sin embargo, tenemos a la violencia como principal vulneración a sus derechos. “Hace cien años, tras una de las guerras más destructivas de la historia de la humanidad, Eglantyne Jebb, fundadora de Save the Children, redactó la Declaración de los Derechos del Niño. Hoy en día, se han logrado grandes avances, pero todavía hay millones de niños y niñas a los que se les sigue privando de su niñez”.

“Desde el año 2000, las tasas de homicidios, de niños y niñas aumentaron un 8 por ciento en la región, incluyendo a México”, afirmó Ramírez.

El Caso de México
En la edición 2019, México desciende nuevamente tres lugares en el ranking pasando del puesto 93 al 96, situándose por debajo de países latinoamericanos como Cuba, Chile, Argentina o Perú. “El deceso de esta posición no es casual, por tres años consecutivos nuestro país ha mantenido altos índices en embarazos adolescentes y ha registrado un incremento en los homicidios en personas menores de 18 años de edad”, afirmó Ramírez.

Respecto a los embarazos adolescentes la organización calificó el fenómeno como una violación a los derechos humanos de las adolescentes y un problema de salud pública que debe de ser correctamente atendido a partir de la implementación efectiva de políticas públicas, “desde hace cuatro años Save the Children ha llamado al Estado mexicano para reforzar las estrategias de prevención y atención de embarazos tempranos, no obstante, cada año más de 300,000 adolescentes siguen dando a luz. Son particularmente preocupantes los embarazos en menores de 15 años de edad, tan sólo en el año 2017 se detectaron casi 10 mil casos que son evidente consecuencia de abusos sexuales”, apuntaló Nancy Ramírez.

La escalada de violencia que ha sufrido el país ha afectado de manera desproporcional a niñas, niños y adolescentes, la forma más extrema de esta violencia son los homicidios; en promedio 4 niñas, niños o adolescentes son asesinadas cada día, “el índice nos revela que la posibilidad de que un niño sea asesinado en México es mucho mayor que en países en conflicto armado como Palestina o Siria, por esto consideramos que un plan de gobierno que busca la construcción de paz debe tomar en cuenta las voces de las niñas y niños, y establecer estrategias específicamente dirigidas a ellas y ellos porque son quienes están viviendo las peores consecuencias de la violencia en el país”, enfatizó Ramírez.

La organización reconoce que México tiene avances en la reducción de la mortalidad infantil, la desnutrición, la deserción escolar, el trabajo infantil y los matrimonios tempranos, no obstante, hace notar que estos problemas siguen afectando desigualmente a la población que vive en zonas rurales o indígenas, “es más probable que una niña o niño indígena muera por enfermedades prevenibles, sufra desnutrición, no vaya a la escuela, trabaje desempeñando tareas peligrosas o sea obligada a casarse si es niña o mujer adolescente, es por ello que a pesar de los avances se deben redoblar los esfuerzos para llegar a las poblaciones que han sido históricamente marginadas y excluidas”.

En este sentido, la organización llamó al gobierno mexicano a poner en el centro de las decisiones políticas los derechos de niñas, niños y adolescentes, implementando una política de Estado que garantice el desarrollo pleno, la protección efectiva contra la violencia y la participación activa de la niñez y la adolescencia. 

Para consultar el informe y los indicadores completos dar clic aquí:
 
construyendo-una-vida-mejor-conlaninez.png