Erradicar el trabajo infantil

jueves 11 junio 2020

Organizaciones de la Sociedad Civil hacen un llamado a incrementar los esfuerzos para prevenir y erradicar el trabajo infantil y sus peores formas

  • El trabajo infantil es inaceptable en cualquier circunstancia, y el impacto del Covid-19 incrementa el riesgo de que niñas, niños y adolescentes dejen la escuela para trabajar en situaciones que atenten contra su integridad física y psicológica.
  • En la estrategia de “nueva normalidad”, el gobierno mexicano tiene que activar todos los mecanismos de protección necesarios para prevenir y erradicar el trabajo infantil y sus peores formas.

Ciudad de México a 11 de junio de 2020.- Se estima que en México, 3.2 millones de niñas y niños de 5 a 17 años trabajan en actividades económicas no permitidas o en quehaceres domésticos en condiciones no adecuadas. Esta situación se genera principalmente por la necesidad de mayores ingresos en los hogares y porque niñas y niños tienen que pagar sus propios gastos, incluyendo su educación1.  

La crisis económica derivada de la pandemia por Covid-19 puede incrementar y agravar el problema del trabajo infantil. De acuerdo con la ETOE2, entre marzo y abril de 2020, 12.6 millones de personas disponibles para trabajar perdieron su empleo, renunciaron o cerraron su negocio, a lo que se suman las pérdidas de ingresos que ha tenido la población que labora en el sector informal desde que inició la cuarentena. 

Si no se toman las medidas de política pública necesarias, la reducción en los ingresos de las familias y la pérdida de empleos tendrán un impacto en el trabajo infantil, ya que, para complementar los ingresos en sus hogares, las niñas y niños tendrán que trabajar, y ante una economía en crisis, existe mayor riesgo de que sean reclutados e incorporados en actividades del crimen organizado u otras actividades ilegales como la trata y la explotación sexual. Con base en un estudio realizado ante la crisis económica de 2008, las niñas, niños y adolescentes son más vulnerables a la trata de personas en situaciones en las que la pobreza y el desempleo aumentan3.

La creación y divulgación de pornografía infantil ha registrado un crecimiento del 73 por ciento durante el confinamiento4, mostrando el riesgo latente al que se enfrentan niñas, niños y adolescentes fuera y dentro del hogar, así como la normalización en el consumo de este tipo de materiales. El ingreso que genera la industria, y la aceptación de la sociedad, convierte esta actividad en un negocio que afecta directamente a la niñez y adolescencia mexicana.

Por otro lado, uno de los posibles impactos del cierre de escuelas será el aumento en la tasa de abandono escolar, especialmente tratándose de un cierre prolongado. Lo que podría aumentar también el trabajo infantil en condiciones deficientes, particularmente en donde prevalecen los empleos informales y las actividades económicas sin prestaciones sociales. 

Las organizaciones de la sociedad civil abajo firmantes, preocupadas por los derechos a la vida, la salud, la integridad y el desarrollo de las niñas, niños y adolescentes que trabajan o están en riesgo de las peores formas de trabajo infantil, hacemos un llamado al gobierno federal, a los estatales y municipales, a que activen todos los mecanismos de protección necesarios para prevenir y erradicar el trabajo infantil y sus peores formas.  

En particular, exhortamos a: 

  • Incorporar el principio del interés superior de la niñez al “Plan Gradual hacia la Nueva Normalidad en México” a fin de priorizar a la niñez y adolescencia en general y especialmente aquella inmersa en el trabajo infantil.
  • Expandir los programas para la protección social de niñas, niños y adolescentes que viven en familias que han sufrido pérdida o disminución de sus ingresos económicos. 
  • La "nueva normalidad" representa un mayor riesgo de contagio para las niñas, niños y adolescentes que se encuentran en situación de trabajo infantil, laboran en la calle, o para quienes son víctima de explotación laboral y sexual, por lo que se requieren medidas especiales para protegerlos. 
  • Fortalecer con recursos suficientes los programas y servicios clave para atender a la población en riesgo de trabajo infantil, así como los mecanismos de vigilancia y coordinación para la identificación y protección de niñas, niños y adolescentes en situación de trabajo infantil. 
  • Establecer un protocolo para la detección y actuación en casos de abandono escolar, con el fin de identificar niñas, niños, adolescentes y jóvenes que hayan dejado la escuela para incorporarse al trabajo, y establecer los medios para la restitución de sus derechos. 
  • Fortalecer el funcionamiento y coordinación de las Comisiones Intersecretariales para la Prevención y Erradicación del Trabajo Infantil (CITI) Federal y Estatales con las instancias y servicios clave para asegurar la prevención, detección y restitución de derechos de niñas, niños y adolescentes en situación de trabajo infantil.
  • Actualizar el Protocolo de Inspección para el Trabajo Infantil.
  • Establecer programas específicos para jornaleros agrícolas migrantes y sus familias de acuerdo a sus necesidades, para garantizar que las niñas, niños y adolescentes tengan acceso a la educación, salud y espacios seguros mientras acompañan a sus padres, madres o cuidadores.
  • Profundizar el plan de reactivación económica para que las empresas (micro, pequeñas, medianas) puedan sobrevivir la crisis y generar empleos. Contemplar un trabajo coordinado entre el gobierno y grandes empresas a fin de mantener los empleos que generan.
  • Emitir un Plan Nacional para Erradicar el Trabajo Infantil y sus Peores Formas 2020-2024, que involucre a todos los niveles y poderes de gobierno y sectores de la sociedad, con la finalidad de cumplir con la meta 8.7 del objetivo de la Agenda 2030 de Naciones Unidas y frenar la explotación laboral y las peores formas de trabajo infantil.

El sector privado también tiene un papel fundamental, por lo que hacemos un llamado para que: faciliten el trabajo a distancia en los casos que la actividad lo permita, asegurando sueldo y prestaciones; exijan a proveedores que cumplan con los estándares internacionales en cuanto al trabajo con adolescentes; cumplan las medidas de prevención en los espacios de trabajo; fortalezcan las acciones de cuidado a la salud mental de las y los trabajadores.

Ahora más que nunca, el Estado mexicano debe de priorizar con todos los recursos, medios y alianzas, la protección a la niñez y adolescencia en general, y particularmente a la niñez inmersa en el trabajo infantil y sus peores formas.

Firman

ADIVAC Asociación para el Desarrollo Integral de Personas Violadas
Aldeas Infantiles SOS
Caminos Posibles Investigación Capacitación y Desarrollo A.C.
ChildFund México
DITRAC
Educadores para la Paz A.C.
Fondo para la Paz
Fundación por las Voces de Infancia y Género A.C.
Fundación Pro Niños de la Calle IAP
Grupo de Trabajo Jornaleros Agrícolas de Sonora
MEDIAAR S.C.
Mejores Familias A.C.
Mexicanos Primero 
México Juega, A.C. 
Mejores Familias A.C. 
Red por los Derechos de la Infancia en México REDIM
REHILETE, A.C.
Save the Children
SiKanda
Semillas de Amor Fundación para niños prematuros A.C.
The Hunger Project México
World Vision México 
 

 1 INEGI, Módulo del Trabajo Infantil (MTI), México, 2017.
 2 INEGI, Encuesta Telefónica de Ocupación y Empleo (ETOE), México, junio 2020.
 3 Centro de Estudios e Investigación en Desarrollo y Asistencia Social (CEIDAS).
 4 Guardia Nacional. Citado por Forbes México, mayo 2020.