EXIGIMOS PONER UN ALTO A LA VIOLENCIA CONTRA LA NIÑEZ

lunes 24 febrero 2020

EXIGIMOS PONER UN ALTO A LA VIOLENCIA CONTRA LA NIÑEZ

Save the Children exige al Presidente de la República, y a todos los sectores de la sociedad, crear un Programa de Emergencia para Prevenir, Atender, Sancionar y Erradicar todas las formas de Violencia contra las Niñas y los Niños

Una gran desesperanza e impotencia nos invaden como país. Los asesinatos diarios de niñas, niños y adolescentes, así como los feminicidios, nos generan además de una de profunda tristeza, la sensación de no poder estar seguras ni seguros en ninguna parte. Vivimos con miedo, miedo de que en cualquier momento podamos recibir una noticia de un secuestro, una violación, una muerte de un ser querido y esa no es una forma sana de vivir, ni una base sólida para convivir.

Una sociedad cimentada en el miedo se paraliza, se queda sin energía para enfrentar los retos de cada día y para construir un mejor país, se va transformando en una sociedad en donde se vuelven aceptables los asesinatos, los feminicidios, el tráfico de personas, la explotación sexual de niñas y niños, el tráfico de órganos, de armas, el cobro de derecho de piso, los asaltos, la discriminación, los insultos, en fin, la violencia en sus múltiples expresiones. 

Como sociedad civil todos los días expresamos nuestra indignación ante la atroz violencia que impera en el país, exigimos respuestas y acciones inmediatas del Estado mexicano, y también proponemos medidas de prevención, atención y justicia. Pero la escucha y respuesta del Estado ha sido insuficiente, y con frecuencia nula. 

Hoy decimos ¡BASTA!, no queremos seguir viviendo con miedo, no queremos una sociedad en donde se normalice la violencia y en donde las niñas y los niños vivan la peor parte. No se puede continuar apelando al pasado sin medidas concretas para repararlo.  

Por eso desde Save the Children hacemos un llamado a todos los sectores de la sociedad a asumir una responsabilidad colectiva para generar espacios libres de violencia, en donde las niñas y los niños puedan sentirse seguros y desarrollar su potencial, en donde la vida y los derechos de las mujeres sean protegidos. Gobierno, empresas, escuelas, líderes comunitarios, familias, todas las personas y las instituciones, tenemos que trabajar juntas para logralo. 

Exigimos al Presidente de la República que con voluntad política, y con la participación de todos los sectores de la sociedad, lidere un Programa de Emergencia para Prevenir, Atender, Sancionar y Erradicar todas las formas de Violencia contra las Niñas y los Niños. 

Este programa debe ser parte del Proyecto de Gobierno actual y contar con presupuesto público. Para hacerlo realidad necesitamos que la Cámara de Diputados y Senadores se sumen apoyando esta iniciativa, así como a una Secretaría de Hacienda sensible que destine presupuesto suficiente.   

El Programa de Emergencia que proponemos desde Save the Children, debe llevar a cabo, entre otras, las siguientes acciones:

  • Activar esfuerzos nacionales, estatales y municipales para georreferenciar zonas de riesgo, haciendo uso de sistemas de seguridad como el 911para detectar información de donde prevalece la violencia de género y hacia la niñez. 
  • Fortalecer medidas de seguridad garantizando la existencia de unidades de atención especializada adecuadas y prestación de servicios para mujeres, niñas y niños víctimas o en riesgo de violencia. 
  • Asegurar que todos los casos en los que no se conozca el paradero de una niña, niño o mujer, inicien como una probable comisión del delito de desaparición forzada o desaparición de persona cometida por particulares, a fin de que los mecanismos de búsqueda y localización de personas inicien de manera inmediata.
  • Armonizar y simplificar los procedimientos de la Alerta Amber en todo el país. Se requiere una regulación clara que permita su activación oportuna y eficiente. 
  • Aprovechar las tecnologías de la información para asegurar la mayor difusión posible de la Alerta Amber entre la sociedad, por ejemplo, mediante un sistema que haga llegar a cada teléfono móvil la notificación de alguna desaparición. Para lograr efectividad, esto debe estar acompañado de claridad ciudadana sobre los canales para dar aviso a las autoridades.
  • Proteger los derechos de las personas víctimas y sus familiares cuando se lleva a cabo una investigación, atendiendo a los derechos de confidencialidad e intimidad, particularmente para evitar poner en mayor riesgo a la niña, niño o mujer desaparecida.
  • Es necesario que las Alertas de Género y las acciones encaminadas a la reducción de la violencia de género se vinculen con los mecanismos de protección de la niñez como son los Sistemas Integrales de Protección a Niñas, Niños y Adolescentes y las Procuradurías de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes. 
  • Tipificar el delito de feminicidio en todos los códigos penales estatales, y asegurar que en la práctica se reconozcan y categoricen como tal.  
  • Fortalecer las capacidades institucionales de las Fiscalías Generales, de los Ministerios Públicos y de las Procuradurías de Protección de la Niñez, para gestionar coordinada y eficientemente los casos de vulneración a los derechos de la niñez integrando la perspectiva de género.
  • Incrementar el presupuesto público federal, estatal y municipal para las Procuradurías de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes.
  • En las escuelas de todo el país, generar, difundir y aplicar Protocolos de Protección y Seguridad Escolar. En dichos protocolos se deben establecer claramente los roles del personal docente, administrativo, de familiares, de la policía, de dependencias públicas vinculadas y de las redes comunitarias para garantizar la protección y salvaguarda de niñas y niños. 
  • Ratificar el Tercer Protocolo Facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño y establecer un mecanismo o plataforma en la que niñas y niños puedan denunciar directamente violaciones a sus derechos humanos, así como los canales apropiados de atención. 
  • Garantizar la pronta impartición de justicia de todos lo casos de niñas, niños, y mujeres que han sido afectadas por la violencia, desaparecidas o asesinadas. 

Además de acciones inmediatas como las anteriores, el Programa de Emergencia para Prevenir, Atender, Sancionar y Erradicar todas las formas de Violencia contra las Niñas y los Niños, debe incorporar estrategias y acciones que generen transformaciones profundas a mediano y largo plazo, entre ellas: 

  • Garantizar un entorno familiar y comunitario propicio para la protección, bienestar y desarrollo de la niñez. Esto implica estrategias contra la pobreza, que superen el asistencialismo y clientelismo, y que fomenten el desarrollo autónomo y sostenible de las comunidades. Las leyes y regulaciones laborales deben fortalecerse también para garantizar que las personas, incluyendo mujeres y jóvenes, tengan empleos dignos.
  • Prohibir en la legislación nacional y local el castigo corporal y humillante como forma de crianza de niñas y niños, y brindar a padres, madres y otros cuidadores herramientas para criar a sus hijos desde la ternura.  
  • Mejorar la capacidad de las instituciones públicas para identificar y atender casos de riesgos para niñas y niños en sus entornos familiares y comunitarios, establecer medidas alternativas de cuidados, trabajar con las familias para lograr la reintegración, y garantizar efectividad en la restitución de derechos que les hayan sido vulnerados.
  • Garantizar que en la Nueva Escuela Mexicana se incorporen contenidos que promuevan la igualdad de género y la construcción de paz.  
  • Implementar campañas de comunicación que generen consciencia y transformación de las prácticas y actitudes patriarcales que violentan a las niñas, niños, y mujeres.  
  • Promover la formación de las personas que trabajan en los medios de comunicación para que contribuyan en la erradicación de los estereotipos discriminatorios contra niñas, niños, y mujeres.  
  • Incrementar progresivamente el presupuesto del Sistema de Protección Integral y Protección Especial  de Niñas, Niños y Adolescentes en los tres niveles de gobierno. 
  • Capacitar continuamente y de forma obligatoria a jueces, fiscales, defensores públicos, abogadas/os, agentes de policía y funcionariado público responsables de hacer cumplir la ley e impartir justicia a nivel federal, estatal y municipal, acerca de los derechos de la niñez y la perspectiva de género. 

Encabezado por el Presidente de la República, se debe lograr un Pacto Nacional en el que funcionarias y funcionarios de las instituciones del poder ejecutivo, legisladores, servidores del Poder Judicial, se articulen y colaboren con el objetivo común de lograr que nunca más, ninguna niña, ningun niño y ninguna mujer, sea asesinada por su edad y por su género. 

A la sociedad también hacemos un llamado, necesitamos cambiar los patrones de crianza y relacionamiento hacia las niñas y los niños. Desde generaciones hemos sido educados con formas violentas, y esa violencia escala a la escuela, a la comunidad y al país entero. Si queremos transformar el presente y el futuro que les prometemos a las niñas y los niños, tenemos que cambiar nosotras y nosotros también. Debemos escucharles y tomar en cuenta sus opiniones y sentimientos, y buscar los mecanismos para atender y acompañar sus necesidades y preocupaciones. 

Por nuestra parte, como Save the Children reafirmamos nuestro compromiso para:

  • Cuidar la integridad de cada niña, niño y adolescente. 
  • Promover entre las niños y niños su auto protección.  
  • Impulsar un cambio cultural y de conciencia con las madres, padres, docentes, aliados, socios, y con las autoridades, para promover una cultura de paz y de patrones de crianza con ternura. 
  • Contribuir con recomendaciones de política pública, basadas en nuestra experiencia. 

La protección de los derechos de las niñas y los niños es una responsabilidad de todas y todos. La seguridad de las mujeres también es una responsabilidad colectiva. Hoy, es importante renunciar a nuestro papel de observadores de tantas atrocidades; abandonar esa sensación de impotencia; requerimos transformar nuestra tristeza y nuestra indiferencia en solidaridad y acciones para construir una sociedad donde esto no vuelva a pasar. Colaboraremos con lo que esté en nuestras manos para la difusión de un mensaje de esperanza, y de alternativas para aportar, colaborar, y convivir.
 

Paremos los Asesinatos de Niñas y Niños
Ya No Más Feminicidios
Llamado a la Acción