LA VIOLENCIA: UN IMPEDIMIENTO PARA EL DESARROLLO DE LAS NIÑAS EN MÉXICO

martes 11 octubre 2016

 

  • Entre 2013 y 2015 se registraron 394 nacimientos en niñas de 10 años de edad.
  • En los últimos años, fueron atendidas en servicios de salud 317,996 niñas y adolescentes por situaciones relacionadas con violencia sexual.
  • El grupo más afectado por desapariciones son niñas y adolescentes mujeres de entre 12 y 17 años de edad.
 
El mundo ha hecho un progreso importante para las niñas. Hoy tienen más posibilidades de sobrevivir al nacer, cuentan con mayor acceso a servicios de salud y tienen más oportunidades de acceder a la escuela- pero aún queda un camino largo por recorrer. Muchas niñas y adolescentes siguen enfrentando la discriminación sólo por el hecho de ser niñas.

En México y el mundo, las niñas enfrentan retos particulares que les impiden ejercer plenamente sus derechos: se les niega su poder de decisión, comienzan a cargar con estereotipos de género y son particularmente vulnerables a ciertos tipos de violencia.

El 53.9%, de las niñas y adolescentes en nuestro país, es decir más de 10 millones viven en condiciones de pobreza. El 22.3% de las mujeres entre 15 y 19 años no estudia ni trabaja. Tan sólo en 2014 se detectó más de un millón de mujeres adolescentes que estaban fuera de la educación media superior.
Aunado a ello, se encuentra la persistencia de matrimonios infantiles. En 2014, el 77% de los matrimonios de personas entre los 12 a 17 años fueron en niñas. A pesar de la promulgación de la Ley General de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes en 2014, a la fecha 14 Entidades Federativas aún permiten el matrimonio entre personas menores de 18 años.[1]

Por otra parte, los embarazos adolescentes también son un reflejo del incumplimiento de los derechos humanos de las adolescentes. En México, 1 de cada 5 nacimientos se presenta en menores de 20 años; una parte importante de ellos están relacionados con violencia sexual, con matrimonios infantiles,  el no uso o uso incorrecto de los métodos anticonceptivos, y en general las limitaciones que enfrentan las niñas y adolescentes para tomar decisiones informadas y responsables con respecto a su cuerpo y los asuntos que les atañen. Particularmente preocupantes son los embarazos de niñas menores de 15 años,  debido a  las consecuencias que tienen en la salud tanto de los bebés como de las mamás, así como por las implicaciones en sus proyectos de vida. Tan sólo entre 2013 y 2015 se registraron 394 nacimientos en niñas de 10 años de edad que posiblemente estén relacionados con situaciones de abuso.

Las niñas y adolescentes son especialmente vulnerables a la violencia sexual y enfrentan desafíos particulares en el manejo de sus consecuencias. No obstante, la violencia sexual hacia niñas y adolescentes no es correctamente medida ni atendida. De acuerdo con datos de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV)[2] entre 2010 y 2015 fueron atendidas en los servicios de salud 317,996[3] niñas y adolescentes entre 0 y 15 años de edad por situaciones relacionadas con violencia sexual. Esto representa 145 casos diarios, 6 casos por hora, sin contar los que no reciben atención médica, ni son reconocidos. Sin embargo, en el mismo periodo sólo figuraron 28,672[4] personas como víctimas dentro averiguaciones previas, lo que no representa ni el 10% de los casos registrados. En este sentido es importante tomar en cuenta que estos datos sólo corresponden a 22 y 16 entidades federativas (respectivamente), lo que revela una falta de información que limita el conocimiento real sobre la magnitud de la violencia sexual hacia mujeres y niñas.[5]
 
Por otra parte, las desapariciones y los feminicidios de niñas y adolescentes son particularmente preocupantes, en especial en un contexto en donde los índices de violencia continúan aumentando. Como señala el Índice Global de Paz de 2016, México ocupa el lugar 140 de 162 países, bajando 52 puestos en los últimos 8 años.[6] .

En una revisión elaborada por Save the Children en 2015, se detectó dentro del Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas que el 28% de las desapariciones en el país correspondía a niñas, niños y adolescentes, de ellas el grupo más afectado son mujeres adolescentes entre 12 y 17 años de edad al tener registradas 2,730 desapariciones de niñas y 1,479 de niños en este rango de edad. Por otra parte, de acuerdo con el INEGI, en 2014 se cometieron 428 homicidios contra niñas entre 0 y 19 años de edad, la mayoría de ellos registrados con arma de fuego. Si bien la mayor parte de los homicidios en el país se comenten contra hombres, las mujeres son más vulnerables a ser víctimas de violencia por razones de género, en particular en los ámbitos privados y por parte de parejas o familiares.

Save the Children ha emprendido esfuerzos para conocer el impacto de la violencia en la vida de la niñez. En un estudio reciente consultamos a 7,655 niñas y niños acerca de su percepción sobre la violencia: el 83% cree que pueden salir lastimados a causa de la violencia; el 81% vio violencia en su escuela, 76% en su comunidad y 48% en su familia.[7]

La persistencia de la violencia y el impacto que tiene en la vida de las niñas implican un freno para su desarrollo personal y de toda la sociedad. No se podrán garantizar sus derechos hasta que la última niña esté protegida contra todas las formas de violencia.

Es por ello que Save the Children hace un llamado para lograr tres garantías que permitan llegar hasta la última niña:
  1. Financiamiento Justo. Desarrollar acciones que empoderen económicamente  a las familias de manera que las niñas no tengan que abandonar la escuela o que se casen por motivos de pobreza. También brindar una asignación presupuestaria progresiva al Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes para garantizar que a nivel nacional, en todas las entidades y municipios opere este mecanismo para proteger a las niñas y las adolescentes contra todas las formas de violencia.
  2. Igualdad de trato: Modificar leyes, políticas, normas y prácticas discriminatorias y construir entornos facilitadores para transformar las vidas de niños y niñas. En este sentido, un paso importante es que todas las entidades federativas homologuen la edad mínima para contraer matrimonio y que se emprendan campañas de sensibilización sobre los riesgos y efectos de uniones tempranas en los derechos de niñas y niños. Asimismo, es necesario que establezcan apoyos para la prevención, atención y seguimiento de embarazos adolescentes.
  3. Rendición de cuentas Intensificar las voces de las niñas mediante oportunidades reales para la participación en acciones cívicas y políticas, para que sean ellas las que propongan las mejores acciones para protegerlas de la violencia. También es importante mejorar la calidad, cobertura y desagregación de datos para asegurar que se pueda comprender por completo el alcance y la naturaleza de la exclusión y la violencia que enfrentan las niñas y por supuesto también los niños. Por último, se requieren mecanismos efectivos de exigibilidad y justiciabilidad de la ley que permitan a niñas y mujeres adolescentes ejercer realmente  sus derechos.
 
México como país pionero de la Alianza Global para Poner Fin a la Violencia contra Niñas, Niños y Adolescentes tiene un compromiso importante hacia las niñas y las adolescentes. Como Save the Children, manifestamos nuestro interés y disposición de sumarnos a ese compromiso. Poner fin a las violaciones de los derechos de las niñas –y en el proceso avanzar hacia el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible– requerirá un esfuerzo conjunto. Sin embargo, la recompensa es enorme. Las niñas serán apoyadas para retomar el poder de conducir sus propias vidas. Es momento de  asegurar que hasta la última niña sea libre para vivir, libre para aprender y esté libre de peligro.
 
[1] Para consultar las entidades federativas revisar el documento anexo.
[2] Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas CEAV (2016) Diagnóstico cuantitativo sobre la atención de la violencia sexual en México, Disponible en: http://www.ceav.gob.mx/wp-content/uploads/2016/06/Diagno%CC%81stico-Cuanti-VS-Versi%C3%B3n-completa-14-marzo-CVS.pdf
[3] Estos datos sólo corresponden a 22 entidades federativas.
[4] Estos datos sólo corresponden a 16 entidades federativas, para consultar los nombres, revisar documento adjunto.
[5] Para conocer las entidades federativas que aportaron al registro de estos datos consultar archivo adjunto.
[6] Índice Global de Paz. http://www.datosmacro.com/demografia/indice-paz-global/mexico
[7] Para conocer más del estudio consultar documento adjunto.