POSICIONAMIENTO DE LAS ORGANIZACIONES

martes 8 septiembre 2020

 

barralogos.jpg

Posicionamiento de las Organizaciones ante la urgencia de una suficiente inversión pública para niñas, niños y adolescentes en situación de vulnerabilidad

 
  • El Decreto por el que se establecieron medidas de austeridad en la Administración Pública Federal, el pasado 23 de abril, tienen un impacto negativo en el ejercicio integral de derechos de niñas, niños y adolescentes. Particularmente, quienes se encuentran en situación de trabajo infantil, adolescentes en edad permitida para trabajar, son miembros de población rural o indígena, víctimas de violencia y/o están en situación de movilidad.
  • La mitad de niñas, niños y adolescentes en el país viven en condiciones de pobreza, con distintas carencias como acceso a salud, seguridad social, agua y saneamiento, alimentación y vivienda.
  • Hacemos un llamado urgente a las instancias responsables de ejercer el gasto público, así como a las autoridades responsables de diseñar y aprobar el presupuesto de egresos del año 2021 a poner el interés superior de la niñez al centro de las decisiones, con especial atención a las poblaciones más vulnerables.

Es necesario y urgente que el interés superior de la niñez y adolescencia esté al centro del diseño y aprobación del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) del año 2021, poniendo particular atención en grupos de niñas, niños y adolescentes en condiciones de marginación y exclusión, como migrantes, solicitantes de refugio, víctimas de violencia, en situación de trabajo infantil, adolescentes en edad permitida para trabajar, así como en quienes son indígenas y quienes tienen alguna discapacidad.

Resulta preocupante la tendencia en la disminución del presupuesto dirigido a garantizar los derechos de la niñez, así como las medidas de austeridad emitidas el pasado 23 de abril, donde se instruye a las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal no ejercer el 75% del presupuesto disponible de las partidas de servicios generales y materiales y suministros, además de mandatar que se pospongan las acciones y el gasto del gobierno, con excepción de los programas prioritarios relacionados con actividades estratégicas, transferencias y las obras de infraestructura. 

Estas medidas ponen en peligro la continuidad y financiamiento de programas para la protección integral de las niñas, niños y adolescentes, ya que en los programas prioritarios no se considera a la niñez y adolescencia, sobre todo a la que vive en mayores condiciones de vulnerabilidad, y donde los riesgos de violaciones de derechos se han incrementado ante la pandemia por Covid-19.

Las medidas de austeridad tienen un impacto negativo a corto, mediano y largo plazo en las poblaciones de niñas, niños y adolescentes más vulnerables, pues se reducen recursos económicos a instancias clave que ofrecen protección a esta población, o le otorgan bienes y servicios clave para su bienestar.

 En este sentido, se resaltan las siguientes problemáticas:

- Inclusión e inserción educativa.- Se ven comprometidos los recursos para la capacitación de líderes y promotoras/es que dan servicios de educación inicial y básica comunitaria; materiales y suministros para dotar de útiles escolares a las y los alumnos de escuelas, y material pedagógico a los servicios de Educación Básica Comunitaria;  servicios relacionados con traducciones escritas o verbales para la capacitación a líderes para la Educación Comunitaria; material estadístico y geográfico, cuya información permite atender en zonas rurales estratégicas. Mientras que, la inserción educativa, el mantenimiento a las plataformas para elaborar exámenes, guías, y recursos pedagógicos; materiales y útiles de impresión y reproducción, guías de estudio, exámenes y la formación continua de asesores educativos, se ven también en peligro en caso de aplicar los recortes mandatados en el Decreto de austeridad.

 - Trabajo Infantil y adolescentes en edad permitida para laborar. - Se ven comprometidos los recursos para fortalecer la inspección laboral, sobre todo en el trabajo rural y en campo. También, la promoción y capacitación en línea de seguridad, salud en el trabajo, normatividad, prevención del trabajo infantil y promoción de derechos de adolescentes en edad permitida para laborar.

- Niñez y adolescencia en contexto de movilidad. - Se debilita la continuidad y eficiencia en procesos de solicitud de refugio, la protección de derechos de niñas y niños en migración y tránsito por el país, la eliminación de traducciones escritas y no verbales en todo el proceso de solicitud a la condición de refugiadas (os).

 Además, estas medidas de austeridad propician el riesgo de dejar en manos de instancias privadas los servicios y programas que atienden a la niñez y adolescencia, favoreciendo la privatización del estado de bienestar y el rol del Estado como garante.

Históricamente, el presupuesto destinado a la niñez y adolescencia ha sido recortado año con año. Actualmente, del presupuesto total, apenas el 0.2% es destinado a la protección de todo tipo de violencia contra la niñez y adolescencia.

En este contexto, las organizaciones firmantes hacemos un llamado a las instancias responsables de ejercer el gasto público y las autoridades responsables de diseñar y aprobar el presupuesto de egresos del año 2021 a:

  • Garantizar inversión pública suficiente para los programas que atienden a niñas, niños y adolescentes que forman parte de las poblaciones más vulnerables.
  • Ejercer el total del gasto público presupuestado en el ejercicio fiscal 2020 a programas que atienden a estas poblaciones vulnerables.
  • Diseñar y aprobar el presupuesto de egresos de la federación del año 2021, poniendo en el centro a la niñez y adolescencia, con especial atención en todos los programas dirigidos a estas poblaciones.
  • Destinar mayor presupuesto (hasta un 15% más) a programas de carácter operativo dirigidos a estas poblaciones vulnerables.

Las organizaciones de la sociedad civil consideramos importante establecer un diálogo constante con las autoridades administrativas y las instancias técnicas de las Secretarías para asegurar que los ajustes presupuestales no afecten los servicios de atención directa a la niñez y adolescencia. También, con los gobiernos estatales y municipales, para que, en el ámbito de sus competencias, blinden recursos hacia la protección de los derechos de las niñas, niños y adolescentes.

 #NiñezSinAusteridad

Organizaciones adherentes: Fundación Pro Niños de la Calle IAP, Fondo para la Paz IAP, Voces de Cambio, Agenda para el Desarrollo A.C., Con Diabetes Si Se Puede I.A.P.