Preocupa a Save the Children retorno de niñas y niños

jueves 30 abril 2020

Preocupa a Save the Children que el Instituto Nacional de Migración retorne a niñas y niños migrantes sin garantizar sus derechos


Con el argumento de cumplir con las recomendaciones para prevenir el contagio del COVID-19 de la Comisión Nacional de Derechos Humanos y de otros organismos nacionales e internacionales, el pasado 26 de abril, el Instituto Nacional de Migración y la Secretaría de Relaciones Exteriores retornaron a 3mil 653 personas migrantes y refugiados, entre ellas niñas, niños y adolescentes, todos originarios de Guatemala, Honduras y El Salvador.

Si bien el Instituto Nacional de Migración alegó que la medida respondió a evitar la propagación del COVID-19, desde Save the Children expresamos nuestra más profunda preocupación debido a que las acciones para reducir el riesgo de contagio no justifican bajo ningún concepto, que se atente contra los derechos humanos de niñas, niños y adolescentes, quienes fueron retornados a sus países de orígen, poniendo nuevamente en riesgo sus vidas.

En cambio, la medida de liberación de las personas retenidas en estaciones migratorias debía estar acompañada de alternativas de alojamiento en México para garantizar la protección de los derechos de las niñas, niños, adolescentes y sus familias, por lo que la repatriación representa una violación de derechos, dado que la medida no ha tomado en cuenta el Interés Superior de niñas y niños que huyeron de un contexto de pobreza y violencia, que no solo continúa en sus países de origen, sino que tiende a exacerbarse.

Cabe destacar que los efectos socioeconómicos de la pandemia profundizan las desigualdades. Por ejemplo, las personas tendrán mayores dificultades económicas debido a la crisis, con lo que las actividades delictivas como las extorsiones y los secuestros, irán en aumento y pondrán en riesgo a más personas, quienes contarán con menos recursos debido a que muchos de sus familiares en Estados Unidos no podrán enviarles sus remesas por la pérdida de empleos.

“La situación para niñas y niños migrantes ya era crítica antes de la pandemia. Ahora, las personas migrantes tienen mayores dificultades para acceder a fuentes de empleo, contar con apoyos gubernamentales por la falta de documentos o acudir a redes de apoyo formales e informales. Esta precariedad ha aumentado la ansiedad, frustración y vulnerabilidad de la población migrante, afectando a niñas, niños y adolescentes”, señaló María Josefina Menéndez, CEO de Save the children en México.

Por otra parte, la forma en la que fueron retornadas las personas migrantes y refugiadas, incumplió con el Principio de No Devolución y el derecho al debido proceso: nos preocupa que esta repatriación no haya sido resuelta por el procedimiento administrativo migratorio, ni haya respondido a la evaluación y determinación del Interés Superior de la Niñez, que aunque el retorno asistido emane de la voluntad individual de las personas migrantes, cuando se trata de niñas, niños y adolescentes, esta decisión debe estar acompañada de un proceso de protección y restitución de derechos a cargo de la Procuraduría Federal de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes.

Además, no tenemos certeza de cuántas de las 17,202 personas solicitantes de refugio, entre ellas, niñas, niños, adolescentes, se encontraban detenidas en las estaciones migratorias y fueron devueltas sin haber concluido sus procedimientos ante la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (COMAR). Esto significaría que el Estado mexicano no garantizó la protección de niñas, niños y adolescentes que llegaron a México para resguardar su vida, libertad e integridad, obligándolos a regresar a los lugares en los que se encontraban en peligro.

Finalmente, nos alarma que estas decisiones y acciones, justificadas como medidas de prevención del contagio del COVID-19, sienten un precedente en el que el Estado, especialmente el Instituto Nacional de Migración, crea que está exonerado de cumplir con los tratados internacionales de protección de la niñez y la legislación mexicana en la materia.

En este sentido, Save the Children exhorta al Instituto Nacional de Migración a:

 
  1. No rechazar en la frontera o devolver a las niñas, niños, adolescentes y sus familias sin brindarles la oportunidad de iniciar el procedimiento de protección y restitución integral de derechos ante la Procuraduría Federal de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes (PFPNNA), el procedimiento administrativo migratorio para regularizar su estancia en el país, o el procedimiento de reconocimiento de la condición de refugiado ante la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados
  2. Suspender la detención de familias integradas por niñas y niños que tengan una situación migratoria irregular o sean solicitantes de refugio, por lo que deberá coordinarse con la Procuraduría Federal de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes (PFPNNA), así como con el DIF, para identificar lugares de alojamiento adecuados y dignos en donde puedan guardar la cuarentena en caso de presentar los síntomas de la enfermedad causada por el COVID-19.
  3. Suspender los retornos voluntarios y las deportaciones de niñas, niños, adolescentes y sus familias, a menos que exista un Plan de Restitución de Derechos que incluya la evaluación y determinación del interés superior de la niñez por parte de la la Procuraduría Federal de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes (PFPNNA), y se establezcan los canales de comunicación respectivos con las autoridades del país de origen, para dar seguimiento a las recomendaciones y medidas de protección identificadas.
  4. Otorgar a las niñas, niños y adolescentes no acompañados y acompañados por sus familias, así como a los solicitantes de la condición de refugio, las Tarjetas de Visitante por Razones Humanitarias, para brindarles una estancia temporal en el país que les permita acceder a los derechos de educación, salud, protección y alimentación.
Miles de niñas, niños y adolescentes huyen cada año de sus países de origen por temor a ser reclutados por organizaciones criminales, sufrir situaciones de violencia tales como violencia de género, feminicidios y abuso sexual, así como explotación laboral, sexual y mendicidad. Desde Save the children llamamos a ser sensibles a estos contextos y actuar siempre a favor de la garantía de los derechos humanos y de la ayuda humanitaria, especialmente de niñas, niños y adolescentes.

RESPUESTA HUMANITARIA DE SAVE THE CHILDREN:
Comprometido con la protección de la niñez migrante, refugiada y solicitante de asilo, ante la contingencia por COVID-19, Save the Children realiza acciones de incidencia política y respuesta humanitaria, que buscan garantizar sus derechos y promover cambios en las políticas públicas para asegurar la inclusión de esta población en las acciones del gobierno mexicano ante la pandemia.

Como parte de las acciones de ayuda humanitaria, Save the Children continúa con el Programa de Atención a la Niñez Migrante, brindando educación a distancia dentro de los albergues para migrantes y entrega kits de higienebásica de manera directa para proteger a niñas, niños y sus familias del contagio de Covid-19.