Conoce a Eduardo

Me llamo Eduardo, tengo 7 años y vivo en Ozolco, Puebla. Mi familia es lo más importante para mí.

 
Me llamo Eduardo, tengo 7 años y vivo en Ozolco, Puebla. Mi familia es lo más importante para mí.
Yo soy de aquí, de Ozolco. Me gusta mucho mi pueblo, sobre todo las fiestas, ya que avientan muchos cohetes de colores. 

El año pasado nos fuimos a Filadelfia, con unos tíos que viven allá. Tuvimos que caminar muchos días en el desierto, a mí me daba mucho miedo, hasta pensé que nos íbamos a morir, porque se nos acababa el agua y se oían animales en la noche. Después, nos subieron a un camión mucho tiempo, íbamos escondidos en la caja.

Estuvimos como dos meses en Estados Unidos, pero no nos gustó ya que siempre teníamos que estar escondidos y cuidándonos de que no nos fueran a agarrar y nos metieran a la cárcel. Luego hasta llorábamos todos, hasta mi papá que está grande.

Un día mi mamá se salió a la calle y un coche la aventó, se lastimó mucho su pierna y no se curaba, entonces ya nos regresamos y la curaron en Puebla. La doctora dijo que por poquito la hubieran tenido que operar.          

Yo ya no regresaría así a Estados Unidos, bueno tal vez sólo un día para ir a Disney.

Me gusta mucho cuando vienen las maestras de Save the Children.  Nos dan muchas pláticas y hacemos esto de reconocer las emociones. La otra vez vimos lo del enojo. Hoy estamos viendo la felicidad. 

Eduardo asiste a una escuela primaria en Ozolco, Puebla, donde Save the Children desarrolla un programa para fortalecer el arraigo comunitario y reducir la deserción escolar. En los talleres que Save the Children imparte en su escuela, Eduardo detectó que a él le daba mucho miedo volver a migrar, por la experiencia que tuvo el año pasado, pero también a que en su comunidad existen oportunidades para que pueda continuar sus estudios y pueda cumplir su sueño de convertirse en veterinario. 

Save the Children implementa en Ozolco y otras comunidades de Puebla, un programa para fortalecer el arraigo comunitario de niñas, niños y adolescentes, para que conozcan las oportunidades que existen en su región para continuar con sus estudios y construyan un proyecto de vida.

Para Save the Children migrar es un derecho, pero, para aquellas personas que lo hacen de manera irregular es necesario compartirles los riesgos que implica migrar de esa forma, sus derechos y las consecuencias a corto y a largo plazo tanto positivas como negativas de este movimiento.

En nuestra experiencia en la comunidad, hemos detectado la gran necesidad de apoyo psicológico y emocional que tienen niños, niñas y adolescentes, principalmente de aquellas familias que se encuentran divididas por la migración. Talleres como el de manejo de emociones, los ayudan a conocer más sobre emociones diferentes a la felicidad o el enojo y cómo manejarlas.

También en esta sección

La historia de Susana

La historia de Susana

Susana tiene 15 años y vive en las periferias de Culiacán. Desde que fue madre hace 1 año, ella abandó la escuela por miedo al rechazo y discriminación en el ámbito escolar.

Ver más

La historia de Tonatiuh

La historia de Tonatiuh

Tonatiuh tiene 23 años, de pequeño asistió a uno de los Centros Comunitarios de la red de Save the Children, gracias al Desarrollo Infantil Temprano se mantuvo interesado en aprender y romper con el ciclo de deserción escolar y comercio informal que existe en la comunidad de donde proviene.

Ver más