Ella es Susana

Susana tiene 15 años y vive en las periferias de Culiacán. Desde que fue madre hace 1 año, ella abandó la escuela por miedo al rechazo y discriminación en el ámbito escolar.

“Me llamo Susana, tengo 15 años. Acabo de ser mamá hace una semana. Tengo pareja y vive conmigo, estudia la secundaria y tiene 14 años, lo conozco desde hace 2 años.

Estaba sangrando, pero siempre me dijeron los doctores que estaba bien. Pero dejé de ir a la escuela por amenaza de aborto. El Director de la Escuela me dijo que de todos modos iba a perder el año, que no tenía caso que siguiera yendo y me dijo que no se hacía responsable si algo me pasaba. No estuve de acuerdo al principio con esa decisión y le dije a mi mamá que me sentía mal. Estuve triste como 2 meses. Cuando el papá del niño se iba a la escuela me sentía mal porque él sí podía seguir yendo y yo no. El papá se siente emocionado y feliz, no quiere dejar de estudiar. Espero regresar en agosto a la escuela”.

Susana vive en las periferias de Culiacán, como ella, miles de adolescentes no regresan a la escuela después de tener a sus hijas o hijos. Susana se sumará a las adolescentes que desertan de la educación por factores como la vergüenza, el miedo al rechazo, la discriminación y hasta la violencia dentro del ámbito escolar. La deserción escolar es más alta entre mujeres que en hombres cuando sucede un embarazo. De acuerdo a UNFPA se necesitan al menos 11 años de educación para no caer en pobreza. No brindarle las oportunidades a una adolescente para continuar con sus estudios implica que se les excluye y se les niega su derecho a la educación. ara proteger su identidad.

CONTEXTO

Seguramente conoces sobre niñas, niños y adolescentes a quiénes se les ha negado la oportunidad de sobrevivir, aprender y prosperar, simplemente por quiénes son, por su género o por el lugar en el que nacieron.
Nosotros lo sabemos y queremos terminar con esta ruleta de la vida. Hemos visto que las y los adolescentes en México están siendo olvidados: no se benefician del progreso y desarrollo, en especial en su salud sexual y reproductiva. La mitad de ellos vive en condiciones de pobreza. Aproximadamente 6 millones de ellas y ellos no tiene acceso a servicios de salud. Casi el 80% tiene conocimientos sobre el uso del condón, pero menos del 50% lo usó en su última relación sexual. Además, últimos años los embarazos en adolescentes han aumentado; siendo de las principales causas de la deserción escolar entre las mujeres.
 

QUÉ HACE SAVE THE CHILDREN PARA MEJORAR ESTA SITUACIÓN


El caso de Susana no es un caso aislado, es sólo una muestra de la vida de miles de adolescentes consecuencia de las oportunidades que no se les están brindando.

En respuesta, trabajamos para fortalecer políticas públicas y programas para que tengan un finan ciamiento justo, que se erradique la discriminación, que se promueva la participación de adolescentes y se les rindan cuentas sobre decisiones gubernamentales que afectan sus vidas; en especial respecto a su salud sexual y reproductiva, en el acceso a la educación y en la protección.
 
También, implementamos programas directos con adolescentes para fortalecer su identidad, crear un proyecto de vida, aportar elementos de auto-protección y auto-organización, prevenir embarazos y ejercer una práctica informada de sus derechos sexuales y reproductivos.

También en esta sección

La historia de Tonatiuh

La historia de Tonatiuh

Tonatiuh tiene 23 años, de pequeño asistió a uno de los Centros Comunitarios de la red de Save the Children, gracias al Desarrollo Infantil Temprano se mantuvo interesado en aprender y romper con el ciclo de deserción escolar y comercio informal que existe en la comunidad de donde proviene.

Ver más

La historia de Itzel

La historia de Itzel

Itzel tiene 15 años y está casada. Sólo estudió la primaria y migró para trabajar en los campos agrícolas en el norte del país, donde conoció a Jesús, con quién dos meses después decidió contraer matrimonio, dejando atrás a su familia y la escuela.

Ver más